NO OLVIDES SONREÍR

20.12.2016 20:33

Hola amigos y amigas de RQS, espero que si estáis leyendo esto, lo hagáis con una sonrisa en la cara o que por lo menos la tengáis al terminar de leer este artículo.

Esta vez nos apetecía hablaros de los beneficios que tiene reírse, es decir, de la risoterapia.

Hemos de decir que esto de la risoterapia no es algo nuevo si no que es tan antiguo como el ser humano. Ya en el antiguo imperio chino, hace más de 4000 años y en India, existían unos templos donde las personas se reunían para reírse con la finalidad de equilibrar la salud. No sé sabían los motivos científicos, pero sí percibían que la risa les ayudaba a estar más fuertes.

No es hasta los años 70 cuando se empieza a investigar científicamente los beneficios de la risa. Estas investigaciones las llevó a cabo Norman Cousins, un periodista norteamericano.

Su historia con la curación empezó cuando tenía 10 años debido a que le diagnosticaron tuberculosis y le ingresaron en un sanatorio donde vio como algunos de sus compañeros sucumbieron a la enfermedad y otros sobrevivieron. Ahí se dio  cuenta de lo importante que es tener una actitud positiva a la hora de curar una enfermedad.

En 1979, le diagnosticaron espondilitis anquilosante, una enfermedad que le postró en la cama de un hospital con terribles dolores.

Tras diagnosticarle muy pocas posibilidades de sobrevivir a la enfermedad (a la que había que sumar sus problemas de corazón) Cousins dejó su tratamiento de antibióticos y esteroides y empezó con un tratamiento más natural: grandes dosis de vitamina C, una actitud positiva, esperanza y reír mucho con películas de los hermanos Marx y Charles Chaplin.

Cousins relata cómo la risa fue la clave de su recuperación Hice el maravilloso descubrimiento de que diez minutos de risa intensa tenía un efecto anestésico y me permitía dormir por lo menos dos horas sin dolor”.

A partir de este momento se genera un antes y un después en la aplicación de la risa como terapia. Se descubrió que cuando nos reímos segregamos unas sustancias en nuestro organismo y se producen cambios no sólo a nivel fisiológico, si no también físico y mental. Estas sustancias son:

  • Endorfina: la que se conoce como la hormona de la felicidad. Las endorfinas son nuestro analgésico/calmante natural.
  • Adrenalina: nos hace estar más despiertos.
  • Dopamina: nos aumenta el estado de ánimo.
  • Reduce el cortisol: Hormona del estrés que se segrega en situaciones de emergencia y que afecta a nuestro sistema inmunológico debilitando nuestras defensas. Los primeros síntomas de niveles elevados de cortisol son síntomas físicos son cansancio permanente aunque no hagamos nada, dolores de cabeza, palpitaciones, hipertensión, falta de apetito o gula desmesurada.

Además de estos cambios fisiológicos la risa también produce beneficios físicos ya que cuando te ríes es como si estuvieras haciendo ejercicio. ¿No os ha ocurrido alguna vez que os duele la barriga o la mandíbula de tanto reír? Y hay más, la risa favorece la digestión al aumentar las contracciones de todos los músculos abdominales y por consiguiente facilita la evacuación. He aquí un remedio natural contra el estreñimiento.

Y seguramente os haya pasado alguna vez que habéis llorado de la risa, literalmente. Pues hasta eso es beneficioso porque las lagrimas lubrican y limpian nuestros ojos, o si alguna vez estáis resfriados probad a reíros ya que las carcajadas hacen vibrar la cabeza y despejan la nariz y el oído.

¿Todavía queréis más? Os diremos que previene el infarto al producirse un masaje interno por los espasmos del diafragma que alcanzan también a los pulmones y al corazón, fortaleciéndolos.

Hay más beneficios físicos pero no nos extenderemos más. Pasemos a ver los beneficios psicológicos.

Entre estos beneficios se encuentra el de “estar presente”. Cuando nos reímos no pensamos ni en el pasado ni en el futuro, pensamos en lo que acaba de está ocurriendo.  No pensamos en los problemas. Algo nos ha hecho reír y nos centramos en ello, dándonos una pausa ante las preocupaciones que nos atormentan día a día.

Sigamos con los beneficios psicológicos. Seguramente alguna vez os sentís tristes o decaídos y no sabéis por qué. Pensáis que no tenéis un motivo para  que se produzca esa tristeza. No habéis sufrido una muerte cercana, una separación o una enfermedad…

Pues bien, hay una teoría que dice que esto es así porque hemos dejado de lado a nuestro niño/a interior, es decir, que hemos dejado de divertirnos y de hacer las cosas que nos gustan porque pensamos que  esas tonterías no son para nosotros, que somos personas adultas y tenemos obligaciones que atender.

Esto que puede parecer una cosa normal hoy en día, no deja de tener consecuencias negativas para nuestra salud física y mental.

Si no haces cosas para divertirte tu niño/a interior caerá enfermo/a y tú te convertirás en una persona apagada y gris. Tu niño/a interior intentará llamarte la atención a través de tu cuerpo, al principio de manera sutil: cuando vas a tu trabajo, ese trabajo que no te gusta nada, tu niño/a reacciona y hace que te duela la cabeza, o quedas con alguien aburrido y te encuentras mareado, es tu niño/a que dice: “no vayas, es un rollo”.

Si no haces caso, la señal se irá haciendo más clara, hasta que te des por enterado y hará que te irrites por cualquier cosa y que te pelees sin motivo y pierdas el control.

La teoría del “niño/a interior” lo que pretende es que reconectes con esa alegría, energía e inocencia de cuando eras pequeño. Ahora depende de ti hacer caso o no a tu niño/a.

Nos quedaría por comentar los beneficios sociales, y que podemos decir aquí ya que es algo que tú y todos hacemos. Cuando reímos con una persona más nos apetece quedar con ella, está claro, ¿verdad? La risa, por lo tanto, favorece las relaciones sociales.

Para poder disfrutar de estos beneficios, aunque estés solo/a o si te sientes decaído puedes pensar en las cosas que te hacían feliz de pequeño, acordarte de un chiste o repasar mentalmente las cosas que te gustan. Es importante no dejar de hacer lo que nos divierte.

Y para terminar una recomendación, cuando te despiertes, nada más abrir los ojos, no te olvides de sonreír.

Contacto

Jessica Pedrero Gómez: Socióloga, Especializada en Psicología Social, Experta en Coaching Personal y Monitora de Mindfulness y Risoterapia.

Nuria Motis Boix: Trabajadora Social, Especialista en Arteterapia y Creatividad, Máster en Coaching social para la Motivación y los Procesos de Cambio y Monitora de Musicoterapia.

634 55 18 82
615 99 09 27
rietequieretesuperate@hotmail.es